¿Qué produce mayor huella de carbono un libro electrónico o un libro en papel?

En primer lugar, tenemos que considerar que tanto el libro en papel como el libro electrónico contaminan en su proceso de producción. Cuando el segundo tipo entró en el mercado, parecía  que iba a proporcionar a los lectores una lectura más limpia, más ecológica y, por tanto, más respetuosa con el medio ambiente en varios formatos, principalmente debido al papel que ya no se utiliza. Sin embargo, cuando el consumo de libros tradicionales en papel se enfrenta al consumo digital en cuanto a huella de carbono y contaminación, la realidad es mucho más complicada.

Ambos conviven de la mano de los amantes de la lectura pero descubriremos cuáles son los pros y los contras de cada uno y cuál es su huella de carbono para escoger el más adecuado. 

– Libro electrónico

Los beneficios del libro electrónico incluyen los siguientes: no utiliza papel; ahorro de espacio y por tanto transporte y kg de CO2 durante la distribución; apenas necesita luz para poder leer, reduciendo el consumo de energía.

Los contras de los libros electrónicos son: sus residuos contienen componentes tóxicos (como zinc o arsénico); se extraen minerales, que resulta en la destrucción de bosques, lo que conduce a la deforestación y se produce un consumo energía para cargar o cambiar las baterías de los libros electrónicos.

– Libro en papel 

En cuanto al balance de CO2, también encontramos ventajas en el libro tradicional. Los libros que están elaborados con materiales reciclables, no requieren extracción de minerales; si se toman medidas como la ecoedición, el impacto ambiental se reduce significativamente y no necesitan energía para funcionar, por lo que no se produce ningún consumo de energía a diferencia del libro electrónico. 

Los contras del libro tradicional son los siguientes: puede contener tintas o estar elaborado con disolventes tóxicos; si no está ecoeditado, significa un aumento en la tala de árboles; el libro en papel ocupa más y su peso también es mayor, por lo que deja una mayor huella de carbono cuando se transporta para su distribución.

Estas son las propiedades más destacables que debemos tener en cuenta a la hora de calcular la huella de carbono y por tanto a la hora de elegir un medio u otro. Un libro electrónico comienza a compensar a un libro tradicional cuando se han leído al menos 33 obras digitales de alrededor de 360 ​​páginas, de modo que podemos calcular si nos compensará o no. 

Se están realizando investigaciones para optimizar la producción, distribución y uso de estos dos medios. Se implementan medidas como ecoedición, materiales con menor huella de carbono, formatos más ligeros, reutilización, préstamo de bibliotecas, reciclaje, etc. para reducir al máximo los kg de CO2 emitidos.

– Conclusión

Contrariamente a lo que se piensa, imprimir información en papel es menos dañino para el medio ambiente que la huella de carbono que deja la lectura digital y la producción de libros electrónicos, según ambientalistas y representantes de la industria del papel.

Ir arriba